CONSEJO PARA UNA VIDA MÁS FÁCIL

Muchas veces nos sentimos preocupados/as por situaciones en las que nos encontramos o situaciones futuras que nos hacen sufrir. Empezamos a bloquearnos y no sabemos que solución darle, nos centramos en el problema, pero no somos capaces de hallar soluciones y si las encontramos, en última instancia somo incapaces de ponerlas en marcha, por lo que el inconveniente sigue ahí, la preocupación aumenta y con ella, la ansiedad.

De esta manera, nuestra autoestima se ve perjudicada ya que nos embarcan sentimientos de inutilidad e ineficacia, nuestro autoconcepto se ve perjudicado y nuestro estado de ánimo se vuelve pesimista.

De esta manera entramos en un circulo vicioso del que cuesta salir, y para poder salir, tenemos que desviar nuestra atención del inconveniente a la generación de soluciones. Podemos poner en marcha una serie de pasos, con la finalidad de conseguir tener una vida más fácil, hallar soluciones para resolver nuestros propios problemas de cada día y vitales. Gracias a todo esto, ayuda a mejorar nuestra competencia personal y reduce el malestar que nos generan las preocupaciones.

Por ello, en el artículo de hoy les hemos traído algunos consejos muy sencillos y fáciles de poner en marcha para una vida más fácil.

CONSEJOS SIMPLES Y FÁCILES PARA UNA VIDA MÁS FÁCIL
DEFINIR EL PROBLEMA
De una manera simple y precisa, en términos concretos no dejando volar nuestra “imaginación” hacia escenarios catastróficos, que pueden ser posibles, pero elevadamente improbables.

DESAROLLAR SOLUCIONES ALTERNATIVAS
Haciendo un “brainstorming”. Se trata de llegar a la mayor variedad de soluciones que podrían ser posibles ya que ninguna es mala, no vamos a juzgarlas por muy insensatas que nos parezcan ya que cualquiera de ellas podría ser la solución o gracias a estas podamos generar otras ideas que nos lleve a la solución perfecta.

TOMA DE DECISIONES
Este es el momento de la variación de las posibles soluciones que elaboramos previamente. Puntuamos las posibles soluciones dependiendo de su posibilidad de realización, de nuestro gusto, del compromiso que suponen y demás, en base a esto se escoge aquella solución que más puntuación haya conseguido y se pone en marcha.

EVALUACIÓN DE LOS RESULTADOS
Y el último de los pasos para conseguir una vida más fácil o al menos conseguir ponerla en orden, es evaluar los resultados conseguidos con la alternativa escogida. Y de aquí nos preguntamos si nos sentimos mejor con las acciones que hemos puesto en marcha, si nos sentimos una persona más útil u más completa. Si los resultados alcanzados son óptimos damos por finalizado el proceso, felicitándonos por haber solucionado el problema, dándonos cuenta y siendo realistas de nuestras capacidades para la resolución de este tipo de situaciones, pudiéndolo usar en situaciones futuras.

Tengamos en cuenta que una vida más fácil no consiste solamente en una solución, es muy importante la actitud que tenemos frente a los problemas, como las afrontamos y lo más importante, ante todo, tenemos que pensar en nosotros mismo para estar bien con nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *