Introspección, la mejor herramienta para madurar emocionalmente.

Muchas veces imaginamos como sería no tener complejos, no tener ciertas emociones que nos cohíben en muchos ámbitos, y creemos que somos desafortunados por no sentirnos tan bien con nosotros mismos, como si lo hacen otras personas. Pero nada más lejos de la realidad, ya que muchas de esas personas que creemos que no tienen ningún tipo de problema con ellos mismos, son muchas veces débiles emocionalmente, pero tienen la capacidad de interiorizarlo y proyectar una falsa imagen de si mismos, que a su parecer les favorece.

Por otra parte, existe la otra posibilidad, la de que una persona se sienta en harmonía con todo lo que conlleva ser el o ella, y así lo muestra a los demás. Sin embargo, llegar a ese punto es algo muy complicado, que requiere de un proceso de introspección previo, muy exhaustivo.

Pero, ¿qué es la introspección? Bien, la introspección,dicho coloquialmente, es el acto de conocernos a nosotros mismos, pero no es tan simple como puede parecer a priori, ya que esto implica observar todos y cada uno de nuestros sentimientos y emociones para reflexionar sobre ellos. Aún así suena sencillo, dado que es algo innato en los seres humanos, no obstante, es una capacidad que debe ser entrenada y perfeccionada, para indagar más allá de lo que nuestro subconsciente ya lo hace para elaborar respuestas sobre nosotros mismos. Es decir, es como montar en bicicleta, que en un principio puede parecer sencillo, pero para ser un experto hace falta muchísima práctica y valor, es por ello que la psique humana también requiere de una gran destreza y valor, para ser capaces de afrontar lo malo de nosotros mismos e intentar remediarlo.

Puede ser que dicho así resulte un concepto un poco ambiguo, dado que la introspección engloba el conocimiento de todos y cada uno de nuestros pensamientos, pero queremos plantearte una lista de consejos, que te ayudaran a organizar tus ideas y encontrar respuesta a muchas preguntas que te haces sobre ti mismo.

Lo primero es cuestionarte todo aquello que piensas, es decir debes formar una opinión sobre todos los temas que se te vayan presentando, y averiguar que emociones despiertan en ti, cuando oyes hablar de ellos. Y para ello, es preciso no abarcar muchos temas de una sentada, lo que significa, que escojas unos pocos, crees una opinión compacta, y luego pasees a otros.

Pero, ¿cómo creo una opinión compacta a la par que correcta? Esta pregunta es muy común, y siempre recomendamos lo mismo, que es culturizarte, en el sentido enriquecedor de la palabra. Es decir, cuanto más leas, más escuches, y más veas, tendrás muchos más puntos de vista sobre cualquier temática, ya sea sentimental, emocional o práctica. De esta manera podrás formar una opinión más fundamentada sobre cualquier tema que te interese.

Hay que tener en cuenta que el proceso de introspección nunca acaba, y es necesario mucho tiempo para llegar a un nivel óptimo, pero es un esfuerzo que merece la pena, dado que comprender ciertas cosas sobre ti mismo, hará que te quieras más o sepas en que debes mejorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *